Sebastián Cáceres: Avanzando en los desarrollos de Smartpac hacia una industria más sustentable

Cuéntanos acerca de ti.  ¿Qué estudiaste, y como llegaste a trabajar en tecnologías de postcosecha?

Soy Ingeniero Agrónomo de la Universidad de Chile. Mientras trabajaba en el Laboratorio de Fitopatología de la Universidad, conocí unas personas que estaban desarrollando un producto innovador; un envase activo para preservar uvas durante post-cosecha. Hicimos algunas pruebas de efectividad biológica bajo condiciones de laboratorio y también pruebas comerciales. Ese fue mi primer acercamiento a las tecnologías de postcosecha.

Al salir de la Universidad trabajé haciendo control de calidad, durante varios años viajé a Inglaterra y pude trabajar con importadores de uvas, cerezas y manzanas; fue una muy buena oportunidad para entender la cadena de comercialización de fruta fresca desde la mirada de los importadores y todos los problemas que afectan a la fruta durante el tránsito a los mercados de consumo. Después de algunos años, las personas que estaban desarrollando este producto para la postcosecha de uvas me invitaron a unirme al equipo de trabajo. La empresa se llama Quimas y el producto es la bolsa SmartPac.

 Cuanto hace que estas en Smartpac, Cual es tu rol en la compañía?; que es lo que mas te apasiona de tu trabajo?

Estoy en Quimas desde el 2014. Llegué a formar parte del equipo comercial, siempre con un enfoque más técnico. Me ha tocado recorrer los distintos países productores de uva de mesa y arándanos, presentando nuestra propuesta y validándola mediante pruebas y ensayos. Debo reconocer que no fue fácil, trajimos a la industria un producto que pretende romper con viejos paradigmas y que representa una alternativa a un sistema tradicional que ha funcionado bastante bien durante muchos años. Ante la mirada de los agricultores, nuestro producto representaba un riesgo que muchas veces el negocio no te permite correr.

   En Sudáfrica tuvimos nuestras primeras experiencias exitosas, la idea de un envase activo que cumple la función de tres o cuatro elementos de embalaje y que luego de su uso puede ser reciclado llamó la atención; las primeras pruebas fueron resultaron muy bien y paulatinamente los agricultores comenzaron a confiar en nosotros. También ayudó mucho que a los importadores de fruta en Europa le gustó el concepto y comenzaron a promoverlo ente sus proveedores. Así, en pocos años, ya teníamos ventas en Italia, España, Grecia, Egipto y Brasil. Chile tardó un poco más; dicen que nadie es profeta en su propia tierra, pero luego de resolver algunos temas regulatorios que tienen que ver con las exportaciones desde Chile a Estados Unidos, hemos podido consolidar una posición en el mercado local también. Hoy mi rol está dividido en dos líneas; por una parte, el mejoramiento de nuestra tecnología: constantemente buscamos la forma de hacer más eficiente la conversión del ingrediente activo incorporado en las bolsas para entregar mayor protección reduciendo el uso de materias primas, principalmente plástico. Mejorar la tecnología nos permitirá mejorar el desempeño del producto, reducir los costos, y sobre todo, estar a la altura de los nuevo estándares globales exigidos a la industria de los envases plásticos. La otra línea de trabajo en la que estoy enfocado es en el desarrollo nuevos envases; estamos buscando soluciones que ayuden a la comercialización de fruta orgánica y envases activos a nivel de “consumer pack”, de manera de extender la protección de la fruta no sólo hasta su arribo al frigorífico del importador, sino hasta la góndola del supermercado e incluso, el refrigerador del consumidor. La idea es que los envases de fruta cumplan un rol más allá de contener el producto, buscamos permanentemente dar un valor agregado.

Cual ha sido la mayor satisfacción de tu trayectoria laboral hasta ahora?

El reconocimiento al trabajo que hemos hecho me llena de satisfacción. Nosotros creemos firmemente en que la prosperidad de un negocio se basa en construir relaciones de largo plazo con los clientes; pretendemos ser más que un proveedor de material de embalaje, queremos entregar soluciones. Por eso, no tenemos problemas en adaptar el diseño de nuestros productos para ajustarnos a las necesidades de los clientes: podemos, por ejemplo, aumentar el número de perforaciones para facilitar el proceso de enfriado, o corregir la formulación de nuestros productos para entregar una protección adicional. Por eso, cuando un cliente nos agradece o felicita por nuestro trabajo, siento una profunda satisfacción.

También me ha dado mucha satisfacción haber presentado nuestros avances y descubrimientos en Seminarios internacionales de alto nivel, o que nos inviten a hacer una presentación en congresos técnicos. Siento que eso es consecuencia del profesionalismo y la rigurosidad con que hemos hecho nuestro trabajo.

 Sabemos que han estado desarrollando en un laboratorio propio con mucha tecnología para lograr los mejores productos; que nos puedes comentar de ello?

Tenemos un ambicioso portafolio de proyectos. Por el lado de la sustentabilidad, estamos evaluando la manera de incorporar un porcentaje de plástico reciclado a partir de bolsas SmartPac usadas. Ahora estamos evaluando si existe un impacto en la tasa de emisión de los envases con plástico reciclado. También queremos reducir la cantidad de plástico que usamos en la fabricación de las bolsas mediante aditivos que favorecen la reacción del ingrediente activo. El ingrediente activo se hidroliza formando gas (SO2) que inhibe el crecimiento de hongos. Si podemos obtener el mismo gas con menos ingrediente activo, necesitaríamos una estructura plástica más liviana para sostenerlo.

También estamos estudiando el comportamiento de nuevas moléculas, seguras e inocuas que nos permitan desarrollar envases para preservar distintos tipos de fruta, incluyendo fruta orgánica. Creemos que en el mundo de los envases activos aún hay mucho por descubrir e investigar.

   

Que novedades se vienen en Smartpac para la industria de la fruta de exportación?,

Hay varios proyectos que están en las etapas finales de evaluación y espero podamos compartir pronto con nuestros clientes. Queremos estar a la vanguardia en tecnologías de postcosecha, entregando soluciones que sean sostenibles, técnicamente eficientes y competitivas. Estamos trabajando duro, y con mucha convicción en lo que hacemos.

 

 

 

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email